Estampas de mi Pueblo


El Ayuntamiento

El Tamarindo de Angela

Dispensario Viejo

Academia de Musica

La Rotonda del Higo

Rio Las Cuevas

Primera Casa de Cemento

Maternidad Vieja

Liceo - Primer Local

Liceo - Segundo Local

sábado, octubre 20

La Academia de Música



La Academia de Música

El filósofo griego Platón introdujo la palabra “academia” al idioma griego en honor al señor Academo, quien le donó los terrenos para que Platón instalara su escuela filosófica, la cual llamó academia.

Una de las definiciones conocida para academia dice: Centro docente de carácter privado, destinado a impartir enseñanzas especificas, eje. Academia de música

En la esquina formada por la calle 27 de Febrero y Coronel Aniceto Martínez, funcionó por más de 40 años la escuela de música que llamábamos academia.Hasta la fecha permanece la estructura casi intacta y hasta del mismo color. En ésta se formaron generaciones de músicos y algunos de ellos lograron traspasar los límites del municipio, la nación, y el continente.

Entre los más connotados tenemos a: Nelson A. Rodríguez (Nelson Roy), Alfredo Calderón, Braulio Díaz (Macho) hermanos Martínez, Profesor Ángel Meran (Urbano, fallecido) quien llegó a ser maestro de música del municipio, entre otros.

La academia también formó jóvenes inquietos que los domingos presentaban un concierto en nuestro Parque Municipal que era la alegría y deleite de niños, jóvenes, y adultos por igual. Esta expresión artística enalteció la cultura de nuestro pueblo.

El primer maestro de música fue Luís Cadena de San Juan de la Maguana más o menos por el año 1952, durante la Era de Trujillo, siendo el Síndico Manuel Germán según se cree.

La primera banda de música estuvo integrada por:

  • Rafael Bolívar Beltré –bombardino
  • Jesús Rosado Peña –trompeta
  • Manuel Luna Cordero –bajo
  • Rafael Luna Cordero (bojuquito) –bombo
  • Berman Paulino Aristy –platillos
  • Saturnino Vitervo Sánchez –saxofón
  • Eudoro Moisés Sánchez –clarinete
  • Roque Paniagua –bombardino

Otros maestros de música lo fueron: Manuel de Jesús Gonzáles Pichardo de Vicente Noble, Vitervo Sánchez (Tello) de Padre Las Casas, Lorenzo Valdés de San Juan de la Maguana, éste tocaba todos los instrumentos, Fermín Vicente Suero, Ángel Meran (Urbano), Antonio Rosado Peña.

En esta academia se han instruido musicalmente una cantidad grande de jóvenes, muchos ya se han ido para otros países, otros han fallecido, pero los más recientes que andan deambulando por las calles del pueblo están deseosos de poner su arte al servicio de la comunidad y volver a deleitar a grandes y pequeños con los inolvidables conciertos de antaño.

Por estas razones consideramos a nuestra academia de música Una Estampa de
Nuestro Pueblo.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Saludos para usted, y felicitarle por incluir en esta página la columna "ESTAMPAS DE MI PUEBLO".
Creo servir de mucho interés para todos los Padrecasenses residentes y ausentes sobre el contenido de la misma.
Por otra parte,permitame hacerle esta pregunta.¿Cúales motivos hicieron desaparecer nuestra admirada Banda de Musica.?

ATT. Johnny Alcántara.
Periodista.

Anónimo dijo...

Profesor Napoles queremos ver más. Que pasó con el famoso higo del pueblo arriba? Que pasó con esas cuevas indíginas que se encuentran camino a los Indios? Que pasó con el famoso palo de luz en medio de la calle? creo que solamente PLC tiene ese bonito detalle. Que pasó con la casa donde nació Amaury German Aristy? Queremos ver más.

Raynelda dijo...

Las estampas son publicadas una cada mes. Paciencia, que ya las publicaremos todas.

La Voz Tubanera dijo...

Gracias por sugerir esos lugares. Estamos trabajando para ponerlos todos pero lo haremos uno al mes o dos cada dos meses.

angel r. meran dijo...

ahy me hiso mi padre y siempre veia los conciertos de el aprendi algo de musica y la puse en practica para deleitar a ese pueblo maravilloso que me vio nacer gracias aAngel meran por haberme creado.que Dios vendiga atodos mis amigos y al pueblo en general.(rodo)

Aly Casilla dijo...

Ya no hacen los conciertos los domingos? Deberíamos retomar esa hermosa costumbre.

Publicar un comentario